Usos del HRFV

ENCOFRADOS PERMANENTES

A los largo de los años se han utilizado más de 2 millones de metros cuadrados de encofrados permanentes de HRFV. Su aplicación más popular es la construcción de puentes. Se instalan paneles pequeños (de 1 a 2 metros) de HRFV entre vigas de hormigón prefabricado, antes de poner el refuerzo de acero y el hormigón. Los paneles de HRFV para encofrados permanentes no solo son fáciles de instalar, sino que además proporcionan protección anticorrosión al refuerzo de acero. La carbonatación del HRFV es muy lenta y su permeabilidad es baja, lo que proporciona una barrera frente a la penetración de sales de deshielo.

Los encofrados de HRFV también han demostrado ser una solución eficiente para las alcantarillas del mundo entero conforme van envejeciendo. En el Reino Unido, Países Bajos, Francia y otros países, miles de kilómetros de alcantarillas de ladrillo han sido recubiertas con encofrados permanentes de HRFV fijados mediante lechada. De este modo no solo se protege la integridad estructural de la alcantarilla, sino que la superficie lisa del HRFV mejora sus prestaciones hidráulicas. En la construcción de edificios se han utilizado encofrados permanentes de HRFV de forma innovadora para crear formas muy complejas.

Principales características

El HRFV es respetuoso con el medio ambiente.

Los productos de HRFV reducen la carga de los edificios, lo que hace posible un ahorro considerable en la superestructura y los cimientos.

El HRFV es excelente para reproducciones y renovaciones.

 
Encofrado de HRFV
Encofrado de HRFV