Proyectos con HRFV

INSTITUTO MASDAR, ABU DABI (EMIRATOS ÁRABES)

Al igual que muchos otros estados de Oriente Próximo, la economía de Abu Dabi se basa en la explotación petrolífera. Sin embargo, es casi único en reconocer que tenemos que desarrollar modelos de energía alternativos si hemos de reducir el impacto medioambiental de la vida moderna.

Proyecto del Instituto Masdar Proyecto del Instituto Masdar Proyecto del Instituto Masdar Proyecto del Instituto Masdar Proyecto del Instituto Masdar Proyecto del Instituto Masdar Proyecto del Instituto Masdar

Masdar, la compañía de energías futuras de Abu Dabi, se fundó en abril de 2006 y es una organización dedicada a fomentar el desarrollo, comercialización e implantación de soluciones energéticas renovables y tecnologías limpias, como la generación de electricidad a partir de una serie de fuentes de energía renovables. La nueva ciudad de Masdar es el resultado de esa iniciativa. Masdar City es habitable, sostenible y ahora que la primera comunidad residente ya vive y trabaja en el Instituto Masdar, el corazón educativo de la ciudad ya es operacional.

La ciudad gira en torno a su centro educativo, el Instituto Masdar. En colaboración con el Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT), esta institución de posgrado ofrece cursos basados en la docencia y la investigación de soluciones energéticas avanzadas, tecnologías sostenibles y política medioambiental.

Los primeros seis edificios del campus se completaron y ya estaban habitados en 2011 por estudiantes e investigadores: la primera comunidad residente en Masdar City. Eran el catalizador del resto del plan maestro, que siguió tomando forma con las demás fases del proyecto.

Diseño de fachadas residenciales

El proceso de selección del HRFV de CanBuild Group, miembro de la GRCA, para la construcción del Instituto Masdar tuvo lugar en el contexto de la sostenibilidad del plan maestro de Masdar City y la primera fase de construcción de la ciudad.

El concepto central de las fachadas residenciales era que produjeran su propia sombra gracias al diseño de su orientación, además de dar sombra a los edificios colindantes y a la calle. Para ello se utilizaron una serie de técnicas de modelado físico y computacional para ayudar a determinar la forma óptima del edificio. El diseño de las fachadas se componía de varias capas, con un balcón/celosía como capa externa, una fachada interna y una capa de aislamiento. Los balcones hacen sombra muy eficazmente a la fachada envolvente principal del conjunto residencial, mientras que cada capa proporciona una respuesta funcional al reto del hostil entorno del desierto.

Los balcones, las celosías verticales y cornisas onduladas forman la primera capa y el objetivo de su diseño era la proyección de sombra. Sus formas curvas proporcionan vistas oblicuas de las estrechas calles; el principal reto, especificado en el concepto del plan maestro de Masdar City, era conservar la intimidad en un espacio en que las fachadas de los distintos edificios estaban muy próximas las unas a las otras. Jean-Marc Castera creó estas celosías especialmente para el Instituto Masdar basándose en conceptos del arte secular árabe del pasado y en la investigación científica moderna de la geometría matemática. Con la simetría del octágono como base y evitando la monotonía, se crearon dibujos de escalas distintas para proporcionar a las celosías una cierta profundidad visual. La capacidad de moldeado del HRFV quedó patente en los elementos finales una vez instalados, con paneles de HRFV con un grosor típico de tan solo entre 25 y 30 mm. El resultado es una interpretación contemporánea de la celosía árabe, que protegía la segunda capa principal, incluidas las ventanas.

El colorido está en consonancia con las tradiciones locales, y se combinan materiales complementarios con las fachadas de HRFV para crear el aspecto final de los balcones.

Fabricación e instalación del HRFV

A partir de sus conversaciones con el cliente, el contratista principal y el equipo de diseño, CanBuild desarrolló el ámbito de aplicación original para crear una solución para la construcción rápida de las fachadas de las unidades residenciales, consistente en combinar varios paneles de HRFV para crear paneles de mayor tamaño, y reducir así el número de moldes y de juntas entre paneles.

Estos paneles de HRFV de mayor tamaño se instalaron sobre un armazón de acero, al que se aplicó un revestimiento anticorrosión e ignífugo en nuestra fábrica, y se transportó a la obra como unidades de una sola pieza en contenedores de 12 m sin techo.

Cada unidad completa de balcón (la fachada externa de una unidad residencial se compone de dos unidades de balcón combinadas) se izó y se atornilló a los soportes ya montados que habían sido alineados y nivelados. La erección inicial de las unidades de los balcones tardó unos 10 días por unidad residencial, pero la instalación de los módulos de HRFV de la fachada se llevó a cabo en tan solo dos horas.

El uso de materiales y técnicas avanzadas de rociado de HRFV permitió producir hormigón con un porcentaje óptimo de fibras en la mezcla, con el resultado de la reducción de su huella de carbono. Como parte de este proceso, se evaluaron incluso los materiales y el proceso utilizados para moldear los paneles para garantizar una huella de carbono lo más pequeña posible. Por ejemplo, se utilizó silicona como relleno provisional para hacer los agujeros del dibujo decorativo de los paneles, y se recicló para utilizar en otros moldes.

Se aplicó un sellante de fluorosilano a la superficie del HRFV para hacerla impermeable, y que además funcionó bien para reducir el efecto poco estético de la arena adherida a la fachada durante las tormentas de arena.

El efecto visual general es una fachada de HRFV que cumple los requisitos del cliente y el diseñador, y fijada según las especificaciones óptimas. Estas cuestiones eran fundamentales para el proceso de aprobación del uso de los paneles de HRFV en este proyecto.

Puntos clave de las fachadas residenciales de HRFV

Fachada de varias capas, con celosías y elementos macizos y vidriados para reducir la ganancia de calor.
Formas curvas que proporcionan vistas oblicuas de las estrechas calles, conservando la intimidad al mismo tiempo.
Las celosías de HRFV con dibujo diseñadas por Jean-Marc Castera protegen la intimidad.
Fachada ondulada y escalonada para darse sombra a sí misma.
Modulares con un número de tipos limitado, para poder realizar el montaje fuera de la obra. Los balcones pueden izarse con todo el revestimiento ya instalado sobre armazones de acero ligeros premontados.
Cuanto más sol recibe la fachada, mayor es la densidad de las celosías, y menor es el tamaño y el número de ventanas.
Unas aperturas profundas en la fachada interna reducen la ganancia de calor a la vez que crean dramáticos efectos de luz.

Conclusión

El plan maestro de Foster + Partners para Masdar City es establecer la primera comunidad desértica del mundo sin emisiones de carbono y sin residuos. Se basa en el concepto de pertenencia a un lugar, y toma su forma del clima de Abu Dabi. Su forma está inspirada por los asentamientos tradicionales del desierto, que son compactos y están orientados de forma que den sombra y creen corrientes de aire. El uso de hormigón reforzado con fibras de vidrio (HRFV) ha ayudado a cumplir este reto gracias a sus propiedades intrínsecas, a sus cualidades de fabricación y a sus atributos físicos.

Premios HRFV 2011

En el 16.º Congreso Internacional de la Asociación Internacional del Hormigón Reforzado con Fibras de Vidrio (GRCA), que se celebró en septiembre de 2011 en Estambul (Turquía), la empresa miembro de la GRCA CanBuild de Hong Kong ganó un premio HRFV 2011 por el proyecto del Instituto Masdar.