Proyectos con HRFV

DALSTON SQUARE

Debido a su situación y su llamativo diseño, el nivel de interés entre posibles compradores ya era alto. El proyecto estaba destinado desde el principio a avanzar a marchas forzadas. Por tanto, en conversaciones con GB Architectural (GBA) el cliente subrayó la importancia crítica de contar con la disponibilidad garantizada de cantidades ingentes de paneles de HRFV en cuanto hicieran falta, junto con una instalación rápida y sin problemas.

Proyecto de Dalston Square Proyecto de Dalston Square Proyecto de Dalston Square Proyecto de Dalston Square Proyecto de Dalston Square

Trabajos previos al diseño

Al principio, los equipos técnicos de GBA, M Price (el subcontratista encargado de la fachada) y Barratt (la constructora) concentraron sus esfuerzos en la finalización de un proyecto de precio fijo y en preparar muestras de gran tamaño para obtener el permiso de obras. Al mismo tiempo, se colaboró estrechamente con el NHBC (el organismo normativo británico encargado de las garantías y el seguro de viviendas de nueva construcción), conforme iban realizándose las pruebas de impacto/ envejecimiento a la intemperie, y avanzando los detalles de la configuración de los paneles y las juntas.

El plan original para la construcción de estos altos edificios residenciales contemporáneos era utilizar paneles de hormigón prefabricado tradicional. El promotor quería reducir el programa de construcción, reducir las cargas a los que estaría sometida la estructura, y eliminar la necesidad de utilizar grúas de torre. Al mismo tiempo, aún exigía un acabado en cemento Portland muy duradero y de la mejor calidad.

Ventajas

El revestimiento de HRFV de grado 18 era la solución ideal. Entre sus ventajas se cuenta su ligereza; el peso típico de este producto de hormigón compuesto de paredes delgadas y alto rendimiento es de 70 kg/m2.

El proceso de instalación de los paneles elimina la necesidad de utilizar grúas y andamios externos. No se ve afectado por las condiciones meteorológicas y, en general, es totalmente ajeno al camino crítico del proyecto. La metodología de diseño seguía principios establecidos, lo que hizo posibles unos detalles de conexión rápidos, sencillos y eficaces. Esto eliminó la necesidad de un sistema de soporte de carga secundario.

Una vez instalados, los paneles no requieren prácticamente ningún mantenimiento rutinario.

Otros factores significativos que llevaron a seleccionar finalmente el revestimiento de grado 18 eran sus ventajas intrínsecas desde el punto de vista medioambiental y de la sostenibilidad, en concreto la calificación energética A+ de BREEAM del producto.

Con un total de 15 000 m2 de HRFV, este es el proyecto residencial con el mayor volumen de hormigón reforzado con fibras de vidrio jamás realizado en el Reino Unido.

Diseño

En diciembre de 2009 se aprobaron formalmente para su uso los paneles de HRFV con cemento Portland de grado 18 de GBA, y dieron comienzo las labores de diseño detallado.

En el proceso de diseño detallado, coordinación e interfaces, los equipos de diseño de plantilla de todas las partes colaboraron estrechamente para crear el diseño de todos los paneles, los fijadores, los cubrejuntas, y los detalles de interfaz y secuencias. De esta forma se aseguró que la instalación de esta solución de revestimiento como paralluvias abierto fuera viento en popa.

John Crosby, de Smart Crosby International declaró: «?El mayor reto al que nos enfrentamos durante la fase de diseño fue adaptarnos a la rigidez de los elementos de HRFV y los sistemas de fijación dentro de la delgada zona que querían los arquitectos para el revestimiento.

El revestimiento de HRFV también tenía que funcionar con otros materiales de revestimiento, cubrejuntas y la estructura portante para formar un paralluvias con un drenaje adecuado. La libertad de diseño y la moldeabilidad del HRFV durante la fase de fabricación se adaptaba perfectamente a la complejidad de estas interfaces, a la vez que hacían posible que el revestimiento terminado presentara el aspecto del hormigón prefabricado tradicional».

Los diseños de los bloques de la fase Norte se aprobaron finalmente en junio de 2010 y los primeros paneles empezaron a fabricarse en agosto de 2010. Para garantizar la disponibilidad puntual de la cantidad y los tipos de paneles necesarios en el orden correcto, GBA dedicó varias semanas de preproducción casi exclusivamente a los requisitos de HRFV de Dalston Junction. Se fabricaron, sometieron a ensayos de calidad y se embalaron más de 3000 m2 de paneles, y después se almacenaron en un complejo seguro de GBA en previsión de las primeras entregas.

Entrega justo a tiempo

Debido a las restricciones de acceso y almacenaje en la obra, GBA acordó la entrega de lotes justo a tiempo, que tenían lugar en grandes vehículos articulados o pequeños de chasis rígido, según la logística de la obra en cada momento concreto del proyecto. La instalación del revestimiento de grado 18 empezó a fines de noviembre de 2010.

La instalación de todo el revestimiento de HRFV de los bloques de la fase Norte (que no se vio afectada en absoluto por las grandes heladas de diciembre de 2010) se completó en cinco meses.

Tras 12 meses de colaboración y cooperación constantes, los edificios de la fase Norte de Dalston Junction demostraron ser todo un éxito. El proyecto se completó a tiempo y por exactamente el precio fijo único que se acordó en el presupuesto. Todos los paneles de HRFV están limpios y como nuevos, prácticamente sin necesidad de mantenimiento frecuente. Como resultado, los apartamentos resultan muy atractivos, las ventas fueron viento en popa y la construcción de los bloques de la fase Sur se aceleró para satisfacer la demanda. La instalación del revestimiento de los bloques de la fase Sur dio comienzo en marzo.

Los bloques S5 y S6 de la fase Sur ya están terminados. Después se inició la construcción del resto de los bloques de la fase Sur al mismo tiempo, con fecha de finalización a principios de 2013.

Se añadió además una nueva fase de las obras (más de 2000 m2), conocida como Dalston Cottages?. La instalación de esta fase estaba prevista para enero de 2013 y su finalización para abril del mismo año.

Retos

La conclusión de Colin Chapman, de M Price, es la siguiente: «En el mercado actual nos encontramos enfrentándonos constantemente a los retos que nos lanzan nuestros clientes para realizar proyectos con plazos cada vez más ajustados. También hemos de ayudar a la puesta en marcha del proyecto agarrando por los cuernos las cuestiones presupuestarias y colaborando con los equipos técnicos de nuestros clientes para proporcionar soluciones de ingeniería de valor añadido viables en la vida real. Sin duda, eso es algo que logramos en el proyecto de Dalston Square».