Proyectos con HRFV

CATEDRAL DE LA RESURRECCIÓN DE CRISTO DE KIEV (UCRANIA)

La nueva Catedral de la Resurrección de Cristo de Kiev combina un diseño tradicional con elementos contemporáneos. Las cuatro cúpulas doradas representan los cuatro evangelistas, y están dispuestas en torno a una cúpula central de mayor tamaño, que representa la figura de Cristo. La catedral tiene un aforo de 1500 personas y una vez completada se ha convertido en el centro espiritual de la Iglesia Greco-Católica Ucraniana. El notable arquitecto ucraniano Mycola Levchuk diseñó la estructura, que ganó el premio al mejor diseño arquitectónico contemporáneo de un edificio religioso en un reciente concurso de diseño de arquitectura celebrado en Moscú.

Proyecto de la Catedral de la Resurrección de Cristo Proyecto de la Catedral de la Resurrección de Cristo Proyecto de la Catedral de la Resurrección de Cristo

Construcción

Uno de los mayores retos del proyecto fue la construcción de la gran cúpula inferior, que tenía un diámetro de 22 m y una altura de 26 m. Tenía que ser impermeable y estar aislada, y la superficie interna debía ser lo suficientemente lisa para poder pintar intrincadas escenas. La innovadora solución propuesta inicialmente por el contratista consistía en la realización de una cúpula de acero de construcción. Con madera y contrachapado, se elaboró una sección de gran tamaño del encofrado que representaba una cuarta parte de la cúpula, y se elevó hasta su sitio mediante dos unidades de izado. Esta sección del encofrado era enorme, con una superficie de 80 m2. Se aplicó a la madera de la cúpula un revestimiento especial para darle el acabado de alta calidad deseado.

Equipos y formación

El rociado de HRFV planteaba muchos problemas que había que superar. Normalmente, la pulverización del HRFV la llevan a cabo obreros especializados en condiciones de fábrica. En este caso el rociado habrían de hacerlo a una altura de 1626 m unos trabajadores sin experiencia con el material. Antes de eso, se instaló una sección de prueba del encofrado a la altura del suelo, que se utilizó para la formación del personal. Durante la formación, se hicieron pruebas de bombeo que indicaron que el pulverizador PS9000A de Power-Sprays se podía utilizar a una altura de 15 m, y tenía la capacidad necesaria para bombear el mortero cementoso hasta los 26 m deseados. Esto superó muchos problemas, puesto que la hormigonera GRC125, el pulverizador y todas las materias primas resultaban fácilmente accesibles a ese nivel de 15 m de altura.

Sistema especial de fijación

Cada sección de la cúpula pesaría unas 9 toneladas una vez completada, por lo que resultaba imprescindible que la conexión entre el HRFV y el acero de construcción fuera adecuada en cuanto a su firmeza y seguridad. También había que diseñarla de forma que permitiera un movimiento suficiente para acomodar el movimiento de retracción y de la humedad de la piel de HRFV. Para ello se diseñó un sistema de fijación especial que se sometió a pruebas antes de utilizarlo en el proyecto.

El siguiente paso

Ya estaba todo listo para empezar el rociado. A causa de la alta calidad necesaria para el acabado, primero se pulverizó una capa muy fina, seguida del rociado del HRFV en sí. Al rociar en estas condiciones, es imprescindible que las fibras de vidrio resistentes a los álcalis puedan moverse libremente por el pulverizador sin obstruirlo y sean fáciles de compactar. Se eligió la fibra de vidrio NEG ARG AR2500H103 de alto contenido en zirconio, ya que cumplía todos los requisitos y tenía el contenido de zirconio más alto posible (19 %). Se prestó especial atención a la compactación, e incluso en las difíciles condiciones de la obra, la calidad del HRFV era comparable a la de los productos elaborados en la fábrica. Debido al enorme volumen que había que rociar, cada sección tardó un día entero y el encofrado se dejó puesto un día más antes de pasar a la siguiente sección y repetir el proceso.

Trabajos finales

Después se completaron las demás secciones de la cúpula, lo que permitió trabajar en el aislamiento y la impermeabilización. Para finalizar el proyecto se fabricó otra cúpula más pequeña de 8 m de diámetro, que se elaboró a la altura del suelo y supuso un proyecto de envergadura en sí mismo. La superficie total era de 100 m2, con un grosor medio del HRFV de 18 mm, lo que generaba un peso total de 3,7 toneladas. Tras el rociado y el curado, la cúpula se separó del encofrado y se izó 47 metros, y se hizo pasar por la abertura superior de la cúpula grande. Después se fijó a ocho ménsulas situadas justo debajo de la cúpula dorada central. La superficie interna lisa del HRFV resultaba ideal para realizar pinturas decorativas.

La dedicación de los trabajadores

La finalización de este proyecto fue un logro importante para todos los participantes, pero la mayor parte del mérito lo tuvieron los trabajadores y el jefe del proyecto y autor de las principales soluciones tecnológicas y de ingeniería del mismo, el difunto Sergei M Popov.